Los ingenieros de la empresa cervecera catalana Moritz han patentado una nueva tecnología que permite conservar el vino con todas sus características durante más de seis meses en botellas que han sido abiertas, pero en las que no entra el oxigeno en ningún momento. El nuevo artilugio, que funciona con gas argón y está conectado informáticamente a una báscula que pesa los gramos de vino que se sirven, se estrenará con la apertura del "Bar à Vins", que en las próximas semanas se abrirá en la Fábrica Moritz Barcelona, un centro lúdico-gastronómico ubicado en el centro de la capital catalana.

"Queremos revolucionar la manera de aproximar los vinos de alta expresión, y su precio, al gran público, democratizando su degustación" mediante esta tecnología que han desarrollado los ingenieros de Moritz, ha dicho Castellón.

Según el director general de Moritz, este sistema permitirá servir vinos a copas o por gramos de manera que los precios de los vinos selectos, algunos de ellos carísimos, "no sea una barrera infranqueable a la hora de atreverse a probar y a descubrir grandes vinos".

El nuevo bar de vinos de la Fábrica Moritz Barcelona dispondrá de 400 referencias de vinos negros, blancos, rosados, cavas y dulces y serán seleccionados por un experto de la Associació Catalana de Sumillers.

Para remarcar el origen alsaciano de la familia Moritz, afincada en Barcelona desde 1856, este bar de vinos también tendrá a disposición del público vinos blancos alsacianos de la zona del Rin.

Fuente: EFE.