En el mundo complejo y cambiante del vino es importante tomar decisiones acertadas a tiempo. Este decálogo recoge las principales características de un sector profundamente afectado por la crisis que asienta sus pilares de futuro en las personas y la tradición.

 


1.- Reducción del número de detallistas tradicionales de alimentación.

2.- Aparición de establecimientos especializados para segmentos muy concretos del mercado (Vinotecas).

3.- Aumento del plazo de pago a las bodegas.

4.- Desregulación de las cadenas logísticas (Outsourcing).

5.- Fomento de la promoción permanente en precios.

6.- Modificación de las cadenas logisticas (Distribuidores).

7.- Aumento del poder relativo del consumidor.

8.- Aparición y consolidación de marcas de la distribución.

9.- Concentración de las organizaciones de compra a bodegas.

10.- Impacto sobre los responsables políticos municipales.