Las empresas de vino y bebidas espirituosas de la UE se lamentan de que el Gobierno de la India no haya previsto en su presupuesto medidas para poner fin a las restricciones que aplica a las importaciones de esos productos. La asociación CEPS -que agrupa a fabricantes de espirituosas- y el Comité Europeo de Empresas de Vino (CEEV) expresaron, en un comunicado, su 'decepción' porque en el presupuesto anunciado esta semana por la India no prevé actuaciones que terminen la 'discriminación fiscal' contra los envíos de bebidas alcohólicas.

La Comisión Europea (CE) ha denunciado a la India ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), por tales limitaciones, que consisten en impuestos elevados y restricciones a la distribución minorista en algunos Estados del país.

En noviembre, la Comisión, en nombre de la UE, inició ese litigio y si durante un período de consultas no se llega a un acuerdo, entonces podría demandar la creación de un grupo de expertos de la OMC.

Las cargas fiscales impuestas en ese país a las espirituosas pueden ser del 550% y en el caso de vinos, para el 264%, según manifestó el director general de la CEPS, Jamie Fortescue, en el comunicado.

Las industrias europeas recalcaron que es 'lamentable' que la India no haya aprovechado la 'oportunidad' de poner su régimen fiscal en línea con los organismos internacionales, dentro de su presupuesto, y urgieron a la Comisión a pedir un grupo de expertos, dentro de la OMC, 'lo antes posible'.

El secretario general del CEEV, José Ramón Fernández, añadió que el mercado de la India ha permanecido 'esencialmente' cerrado para las importaciones de vino y bebidas de la UE por muchos años.

'Esperamos que en Ginebra (sede de la OMC) se encuentre una solución rápida en beneficio de una mayor posibilidad de elegir para los consumidores de la India, a precios más competitivos', según Fernández.

La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, y las 28 empresas que mañana inician un viaje comercial a la India sacarán a relucir este asunto, en sus reuniones con autoridades nacionales, según informó hoy un portavoz comunitario.

Forman parte de esta misión siete firmas de vino y bebidas alcohólicas, entre ellas la española González Byass.