Ingredientes (4 personas) 4 melocotones amarillos grandes. ¼ litro de vino tinto crianza. ¼ litro de agua. 70 gramos de azúcar. Cáscara de limón. Ramitas de canela.

Se preparan los melocotones dejándolos sin hueso, dándoles un corte longitudinal finalmente separando las dos mitades. Posteriormente se pela cada parte.  

Colocamos los melocotones en un recipiente alto y apto para microondas junto con el vino tinto, el agua, el azúcar, una ramita de canela y cáscara de limón. Cocinamos el conjunto durante 10 minutos a potencia máxima. La cocción dependerá de la potencia del microondas, de manera que, si vemos que le falta un poco, se van añadiendo de 2 en 2 minutos hasta que se acabe de cocinar.

Una vez los melocotones estén cocidos, los sacamos del caldo de cocción y los reservamos.
Volvemos a introducir el caldo de cocción de los melocotones en el microondas y, a potencia máxima, volvemos a cocinar hasta que se forme una salsa densa.

Salseamos los melocotones con la salsa de vino y los servimos templados o fríos (también se pueden rellenar o servir acompañados de un helado de vainilla y también la salsa de vino). Decoramos el postre con el palo de canela y un trocito de la cáscara de limón confitada de los jugos de cocción.

Comentario Dietético
Los melocotones al vino suponen un modo diferente de consumir esta refrescante fruta. Destaca su riqueza de fibra, que mejora el tránsito intestinal. Entre su composición mineral sobresale el potasio, y en cantidades discretas, el magnesio y el yodo. Para que el postre resulte lo más sabroso posible, conviene utilizar un vino tinto de calidad. Los beneficios del consumo moderado de vino, derivan de una serie de sustancias no nutritivas que ejercen numerosas funciones en el organismo. Aunque en principio los ingredientes principales utilizados en esta receta son saludables (en el caso del vino siempre que no se abuse de su consumo), no hay que olvidar que la receta requiere una cantidad importante de azúcar, si bien este puede sustituirse por un edulcorante no calórico. En esta receta, la cocción al microondas es una ventaja, ya que se reduce el tiempo de cocinado, y consecuentemente la pérdida nutritiva. Este plato es sencillo y rápido de preparar, y por los ingredientes que lleva lo puede consumir cualquier persona, como una forma diferente de tomar melocotón.