Los expertos y aficionados en el arte de disfrutar de un buen vino aseguran que los caldos de Granada nada tienen que envidiar a los que se producen en regiones vitícolas mundialmente reconocidas como La Rioja. Hace al menos dos años que las tres asociaciones de viticultores y productores de vino de la provincia están luchando para que afirmaciones como ésta, que ahora apenas son un murmullo, se conviertan en la seña de identidad de los vinos de Granada.

El último paso de esta larga y difícil carrera fue la presentación a la Consejería de Agricultura y Pesca, el pasado 29 de junio, de un proyecto para unificar en una sola etiqueta los tres Vinos de la Tierra que, en la actualidad, se elaboran en la provincia. Así, los caldos del Norte de Granada, de Granada Sur-Oeste y de la Contraviesa-Alpujarra pasarán a llamarse Vino de Granada, aunque la procedencia geográfica seguirá siendo indicada en un pequeño subtítulo.

"Queremos dar un paso más en la calidad, aunque el nuestro es ya un producto comercial cualificado y con éxito en el mercado internacional", explicó la presidenta de la Asociación de Viticultores del Norte de Granada, Mercedes Falcón, una de las impulsoras de esta iniciativa.

El secretario de la Asociación de Bodegueros y Viticultores de Granada Sur-Oeste y gerente de las bodegas Señorío de Nevada, Antonio Gimeno, reconoció que con la unificación de los tres Vinos de la Tierra de la provincia se responde "a la inquietud de todos los productores de vinos para que se acredite oficialmente una mayor calidad de todos nuestros productos".

Y qué mejor acreditación que el reconocimiento del Vino de Granada como una Denominación de Origen. Mercedes Falcón recordó que una vez que los tres Vinos de la Tierra se hayan unificado en uno solo, "se abrirá un plazo de cinco años en los que, si demostramos que nuestro proyecto es viable y que es positivo para los municipios de las tres zonas productoras de la provincia, el Vino de Granada se convertirá en una Denominación de Origen".

Los presidentes de las asociaciones de viticultores de la provincia consideraron que, una vez que se consiga la Denominación de Origen, se despejarán todas las posibles dudas sobre la calidad de sus productos. "El vino seguirá siendo el mismo, pero de lo que se trata es de demostrarle a Granada y a los granadinos la calidad que tenemos", destacó el presidente de la Asociación de Viticultores y Productores de la Contraviesa-Alpujarra, Juan José Castillo. "Para ello, tendremos un Consejo Regulador, compuesto por representantes de las tres subzonas vitícolas, que se encargará de garantizar la calidad del vino y de certificarla", añadió Castillo, impulsor de la iniciativa y alcalde de Albondón.

Además, Antonio Gimeno destacó que la puesta en marcha del Vino de Granada, primero, y la consecución de la Denominación de Origen, después, serán los factores determinantes del impulso comercial de los productos vinícolas de la provincia de Granada. "Nuestros vinos tienen una calidad suficiente, y eso ya lo acredita que sean Vinos de la Tierra, pero comercialmente, la unificación hace más sencilla y positiva la explotación nacional e internacional", indicó.

Los representantes de las tres asociaciones de viticultores señalaron que la iniciativa, por la que llevan al menos dos años luchando, ha contado con el apoyo de todos los bodegueros y productores de vino de Granada. "Ha podido haber alguna disparidad de criterios en cuanto a los pasos a seguir y el momento en el que darlos, pero la verdad es que todos hemos empujado por el proyecto", aseguró el representante de la Asociación de Bodegueros y Viticultores de Granada Sur-Oeste.

El próximo septiembre, los impulsores de la unificación presentarán al público su proyecto. Y, según Mercedes Falcón, si todo sale bien, "en unos seis meses, cuando haya pasado por la Junta de Andalucía y por el Ministerio de Agricultura", el nuevo Vino de Granada llegará a todos los mercados.