El Maotai (o Moutai) fue creado durante la dinastía Han, según la leyenda, por un comerciante de sal que imitó en el sur de China las técnicas de destilado del norte del país. Se dice que pronto se ganó la fama entre los emperadores Han, en el siglo II antes de nuestra era, aunque hasta la dinastía Qing (1644-1911) no se consagró la marca, que fue nacionalizada por los comunistas en 1951.

El licor Maotai, considerado la bebida alcohólica más famosa de China y ofrecido por Mao Zedong y Zhou Enlai para dar la bienvenida a los gobernantes extranjeros, 

Esta proviene de 39 fábricas que se han construido en los últimos años río arriba, muchas de ellas también de licores, y que buscan aprovecharse de la fama de Maotai.

Maotai continúa siendo para los chinos su 'licor nacional', y un banquete de postín entre empresarios o políticos no puede celebrarse sin que haya una botella para brindar durante la comida (decenas de veces y bebiendo todo el vaso de golpe, según la costumbre).

El licor tiene un 53 por ciento de volumen de alcohol y es elaborado con agua fresca, sorgo y trigo. Mao Zedong se aficionó a él cuando pasó por Guizhou durante la Larga Marcha (1934-35), en la que los comunistas recorrieron miles de kilómetros en su huida del Kuomintang.
Siguió fiel a este gusto al llegar al poder, y tanto él como su mano derecha Zhou Enlai y sus sucesores brindaron con él junto a famosas personalidades políticas como Richard Nixon, Margaret Thatcher, Ho Chi Minh o Kim Il-sung.

La fábrica, que da trabajo a 4.000 personas, produce desde el Maotai más habitual (que cuesta unos 30 o 35 dólares -20 0 30 euros-la botella) hasta licores que se conservan 50, 80 o 100 años, a precios astronómicos pero que son pagados por los millonarios chinos.