La lotería de los olores es un juego muy útil para la cata. Posee nada menos que treinta frascos de aromas; y todos ellos pueden formar parte del bouquet aromático de un vino. Si no se lo creen, vean. Elijo al azar una de las fichas: eucaliptus, rosa, hinojo, violeta, humo, melón...

Un buen juego para que las jóvenes naricitas de nuestros hijos aprendan a distinguir olores y aromas. Y de paso, un buen entrenamiento para fanáticos del vino que no quieran gastarse el diner que cuestan otros sets específicos para vino. Su coste de es de unos 30 euros.