Tomar una pequeña cantidad de vino extendería algunos años la expectativa de vida de los hombres, según un grupo de investigadores holandeses que efectuó el estudio más reciente sobre los beneficios de la ingesta moderada de alcohol. Los expertos buscaron medir el impacto en la salud y en la expectativa de vida del consumo de alcohol a largo plazo, al evaluar a 1.373 hombres nacidos entre 1900 y 1920 que vivían en Zutphen, una ciudad industrial de Holanda. El equipo de investigadores observó de cerca la ingesta de alcohol en siete sondeos llevados a cabo durante cuatro décadas desde 1960, y siguió a algunos hombres hasta su muerte y al resto, hasta el año 2000.

Los participantes fueron consultados sobre sus hábitos con la bebida y el cigarrillo, y sobre su peso y prevalencia de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer.

Tomar una pequeña cantidad de alcohol, menos de una copa por día, estuvo asociado con menores tasas de muerte por motivos cardiovasculares y en general, reveló el estudio.

Beber vino pareció generar mayor protección que el consumo de licores y cerveza. La ingesta promedio de medio vaso de vino por día se relacionó con menores niveles de mortalidad, halló el estudio.

A diferencia de otros estudios sobre los efectos del consumo de alcohol en la salud, éste buscó medir cualquier extensión en la expectativa de vida, dijeron los expertos.

El estudio reveló que los hombres que tomaron vino tenían una expectativa de vida 3,8 años más larga que aquellos que no bebían alcohol. Esos bebedores de alcohol también tenían una expectativa de vida dos años más prolongada que quienes tomaban otras bebidas, indicó el estudio.

La investigación no se diseñó para la observación de los riesgos del consumo de alcohol elevado en la salud.

"El principal mensaje es que si usted ya consume bebidas alcohólicas, hágalo con moderación, uno o dos vasos al día como máximo", dijo Martinette Streppel, principal autor del estudio.

"Y si tiene que escoger un cierto tipo de bebida, entonces tome vino, porque tiene un efecto beneficioso adicional además del efecto del alcohol por sí solo", añadió Streppel, de la Universidad Wageningen y el Instituto Nacional para la Salud Pública y el Medioambiente de Holanda.

Los resultados del estudio fueron presentados en una conferencia de la Asociación Americana del Corazón, en Orlando, Florida.