El mundo entero tiene más o menos tres vasos de vino de retraso decía Humphrey Bogart. Y la verdad es que no es necesario tomárselas de una vez para ponerse al día, aunque tomárselas, aporta mucho. Tomar una copa de esta bebida te ayuda emocional, física y mentalmente. El siguiente artículo recopila estudios científicos que demuestran las propiedades saludables del vino, tomado con moderación y si es posible, la mejor de las compañías.

Propiedades del vino tinto

- Favorece a la digestión de proteínas; por eso es recomendable su consumo junto con las carnes, los quesos y pescados.
- Puede prevenir el inicio y el desarrollo de la arterosclerosis.
- Favorecen la presión arterial. Dos copas de vino tinto (250ml) bajan la presión arterial en personas hipertensas.
- Reduce la aparición de los cálculos renales.
- A causa del resveratrol (uno de los polifenoles del vino tinto) produce efectos neuroprotectores y evita el riesgo de Alzheimer.
- Retrasa el envejecimiento del cuerpo y de la piel. Una copa de vino tinto aporta todos los antioxidantes que el cuerpo requiere cada día.
- Fuente de energía de rápida absorción.
- Posee vitaminas A y C, varias vitaminas del complejo B como la pridoxina, tiamina, biotína, incositol, colinaácido nicotínico, ciancobalamina y ácido fólico.
- Disminuye la depresión debido a sus propiedades euforizantes.
- Elimina las toxinas y es diurético.
- Posee una acción bactericida.
- Antiséptico
- Antialérgico
- Disminuye el riesgo de contraer cáncer.
- Digestivo.
- Ayuda a nivelar el hambre.