El Enólogo, por Carlos Martín Lobera. El vino ha sido y sigue siendo un compañero inseparable del hombre desde los primeros tiempos su aparición en el mundo, hasta hoy en día, donde la cultura vinícola esta mundialmente extendida. El vino ha contemplado cada una de las etapas de evolución del hombre desde el principio de sus tiempos, ya que se han descubierto numerosos vestigios de semillas de uvas en una gran cantidad de lugares, ciudades y asentamientos  prehistóricos, calcinadas, o en pequeñas ánforas, en tumbas, etc.; esto nos desvela que los primeros asentamientos neolíticos  se dedicaban a la recolección de frutos de distintos tipos para su alimentación.

Podemos decir que  el nombre del vino, según investigaciones recientes, tuvo su origen "en un término hoy desaparecido de la lengua hablada en el anciano Cáucaso, particularmente en Armenia, la palabra "voino", la que servía para designar el brebaje embriagador fabricado a partir del racimo de la uva."

 

Se ha  encontrado restos de la vid , constatando su aparición como planta desde la era terciaria en cualquiera de sus géneros(vinífera o silvestre), ya que hasta la fecha, existen descubrimientos en piedra, de hojas de ambas clases citadas pertenecientes a esa era.   Puede entonces deducirse, que los vestigios así encontrados pertenecen a las variedades salvajes de viña de la especie Vitis vinífera, capaces de dar una bebida, que por supuesto no era de calidad pero que por lo menos era tomable por el hombre primitivo, y que seguramente su fermentación y transformación a vino se descubrió de forma espontánea y casual. Uno de los descubrimientos más reveladores fue el hallado en el Noroeste de Irán, donde se encontraron ánforas manchadas con vino tinto pertenecientes al Neolítico, aproximadamente hace 4000 o 5000 años A.C.

 

El vino y el Cristianismo
El vino se ha asemejado con las creencias de múltiples civilizaciones, Egipto, Grecia, Roma etc.., en la que se rendía culto a los dioses con vino. En la Biblia se menciona por primera vez la planta de la vid : «Noé plantó la viña y, habiendo bebido su vino, se embriagó». Las alusiones referentes a la vid se han recogido tanto en el Antigüo como en el Nuevo Testamento, siendo citada en numerosas ocasiones. En la religión cristiana el vino es  una bebida emblemática e iconográfica, ya que simboliza la sangre de Cristo.
 

En la más lejana antigüedad los vinos ya eran identificados por su lugar de origen.
Como hemos citado antes la Biblia es un buen ejemplo de alusiones referentes al vino, donde se mencionan los vinos de Angaddi y de Baal-Hammon; en Grecia los de Samos, Creta y Thasos y también se han descubierto en las tumbas Egipcias de los faraones, ánforas con restos de vino, en las que se encontraban grabadas indicaciones relativas a la naturaleza y procedencia del vino.

 

La aparición del vino y su consiguiente difusión y cultura surgió desde los albores de la sociedad humana y se ha ido imponiendo siglo tras siglo hasta nuestros días.

 

Un saludo y feliz Semana Santa para todos los lectores.

 

Carlos Martín Lobera