La DO de los vinos Ribeira Sacra cumplió cien años de existencia con cien bodegas adscritas en la actualidad para afianzarse en el mercado. La evolución ha sido importante, pues desde 1996 el número de bodegas ha ido creciendo a un ritmo acelerado, pasó de las primeras 55 a un centenar.

 

Lo mismo sucedió con la producción, pues pasó de poco más de un millón de kilogramos a cerca de cinco millones de kilo.

Las claves, según explicó el presidente del consello regulador de la denominación de origen, José Manuel Rodríguez, está en el empeño porque sus vinos tengan personalidad propia.