¿De que se trata? Es simple. El punto de partida de un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud, se basa en el hecho de que mientras el consumo de grasas saturadas, principal factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, es tan fuerte en Francia como en los países del norte de Europa la mortalidad, por este motivo, es muy inferior en el país galo.

 

Esto se debe a que en este país se consume mayor cantidad de vino y desde edades más
tempranas. Los franceses consumen por año un promedio de 195 litros de vino, mientras que en los países del norte de Europa se consume un promedio de 30 litros por persona por año. En la Argentina el consumo promedio anual por persona es de 38 litros.

El consumo diario recomendado por los médicos es de 300cc. (Alrededor de dos copas y
menos de la mitad de una botella) para el hombre y 150cc. para la mujer, esto no es una
cuestión de machismo, se ha comprobado que las mujeres metabolizamos de diferente forma el alcohol que los hombres.