La garnacha es la más emblemática de las variedades de uva que se vinifican en Aragón y permite acercarse al mundo del vino sin ataduras y de la mano de profesionales.