La cata de vinos puede ser expresada por diversos métodos: Oral, Numérica, Gráfica. La cata, degustación y análisis sensorial utiliza terminología derivada de experiencia de Analogía Analítica Normal (rojo-rubí), Analogía Analítica Accidental (aroma de geranio), Síntesis Localista (Rioja, Mancha, Burdeos, etc) y Síntesis Comercial (vino común, equilibrado, etc).

 

Por estos criterios precedentes la cata puede ser practicada y desarrollada en amplitud sin conocimiento de enologí­a pero se alojan también en un vocabulario de conceptos derivados de un proceso enológico normal (sabor a lí­as, vino reducido, vino crudo, etc).

Aunque nuestro propósito es desarrollar una terminologí­a castellana para los vinos españoles no podemos prescindir por completo de conceptos cuya denominación extranjera es tan fuerte y vigorosa que presenta un valor general que debemos admitir. Así­, el término "bock" es compacto y conciso y nos expresa de un modo más preciso el defecto de "huevos podridos", "ácido sulfhí­drico" o "mercaptanos" o aroma a "verduras". Otro tanto ocurre con "eventé" que engloba los conceptos de aireado y etanalizado. "Moelleux" es otro término extranjero muy preciso.

Por el contrario otros términos famosos como "Pelure dˊoignon" se expresa con la traducción precisa igualmente de "Piel de cebolla". Siguiente a cada nombre exponemos mediante c, a y s la amplitud del término si afecta a color, aroma o sabor o a parte de ellos. Por ejemplo,
"redondo" es calificativo amplio mientras que "rubí­" afecta tan sólo a color.