La Toscana, tierra del famoso "CHIANTI", se corresponde al de una pequeña región entre las provincias de Florencia y Siena, pero como denominación se extiende a los viñedos de Pisa, Pistoia y Arezzo. La especial forma de la botella del Chianti llamada "FIASCO" protegida con cubierta de paja lo hacen inconfundible, así mismo los atributos que lo distinguen son los principales factores que elevaron a este vino a un alto nivel de popularidad internacional. Es un vino bien equilibrado, con cuerpo, fino bouquet y un mínimo de alcohol de 11.5° G.L. se obtiene de las variedades Sangioveto, Canaiolo, Malvasia y Trebbiano.

 


Además del Chianti, existen otros dos vinos el Nobile di Montepulciano con 12° que se produce cerca de Siena. Rico en tanino, astringente, que necesita dos años de envejecimiento antes de adquirir firmeza, es ligeramente amargo. Y el Mortecarlo también de 12° se produce en viñas cerca de Luca. Es bastante ligero, bien constituido y de color granate.

La producción de vinos blancos es igual de importante por lo que en esta región destacan el Valchiana, vino fresco, agradable, seco y delicadamente aromático, procede de la cepa trebbiano y su graduación es de 11°. Procanino o Bianco dell' Elba, este vino pálido, con cuerpo, generoso se usa principalmente con los pescados y mariscos, las cepas utilizadas son procanico y biancone.