Una pasajera batió todos los récords de ventas en el aeropuerto parisino Charles de Gaulle, al comprar tres botellas de vino por un valor total de 29.700 euros.

Según los responsables de la afortunada tienda, "la venta se desarrolló bastante rápido". Agregaron que la compradora ingresó hablando por teléfono, solicitó una botella "muy bonita", y no parecía preocupada por los costos. "En pocos minutos vio una que le gustó, valorada en 25.000 euros, habló brevemente con su interlocutor, y la compró, llevando además otras dos por 4.700 euros".