¡Qué pasada! ¡Tenéis que ir! Todavía sonreímos cuando recordamos las palabras de Carlos tras su primer curso de cata. Fue un regalo de Roberto y el resultado no pudo ser más acertado. Carlos vino encantado y contando maravillas de un tocayo suyo, de profesión enólogo, que le enseñó a disfrutar, si cabe, aun más del vino.

Con el tiempo fuimos conociendo esta empresa que, aparte de organizar eventos, se dedicaba principalmente a la venta on-line de vino. Visitábamos la web con bastante regularidad: estábamos al tanto de las últimas noticias del mundo del vino, aprendimos a preparar un buen gin-tonic y, por supuesto, comprábamos algunas cajas para hacernos nuestros maridajes en casa.

Un día, en una de nuestras múltiples ciber-visitas vimos que habían abierto varias tiendas, leímos su proyecto de expansión y tras entrevistarnos con los creadores del proyecto lo tuvimos claro: ¡este es nuestro proyecto!

Los comienzos siempre son difíciles pero con una buena idea, bien desarrollada, con un gran apoyo de una marca importante en el sector y un producto inmejorable, los contras se tornan pros a cada paso.

Después de mucho trabajo, por fin hemos abierto. ¡Ya estamos en Toledo!

José Luis Espinosa