La cachuña es una bebida improvisada que se prepara habitualmente con alcohol fino y agua, a la que puede agregársele algún jugo, azúcar quemada u otra bebida para darle algo de sabor.

Es consumida en general por personas en situaciones de marginación. Mata. Bueno, en realidad remata: primero mató la injusticia.