Entre otras muchas cosas, el Consejo Regulador de cualquier Denominación de Origen, es el encargado de autorizar las variedades de uva que se cultivarán dentro de la zona delimitada. Hay una curiosa excepcion en España:


Hace años, en La Rioja la variedad Cabernet Sauvignon, no estaba autorizada. Sin embargo, había una bodega libre de esa prohibición. En la década de 1860 el Marqués de Riscal la introduce en La Rioja.

¿Donde está lo curioso? En que los consejos reguladores se fundaron mucho más tarde. Y fué entonces cuando las prohibieron. Pero esa bodega pudo continuar con su elaboración al llevar tantos años utilizándola y disponer ya de un gran prestigio entre las marcas de la época.

La apertura de los Consejos Reguladores a nuevas variedades se realiza de modo paulatino y bajo supervisión científica y enológica, con el fin de ampliar la paleta aromática y sápida de los nuevos tiempos y diferenciar mejor los distintos vinos.

Corren tiempos donde el Coupage es práctica habitual.