Por Cristi Espinar.  El año 1999 se fundó el London International Vintners Exchange (Liv-ex). Fue creado como plataforma de comercio para vinos de alta gama que proceden, principalmente, de Burdeos, Borgoña y Champagne. Ofrecen dos tipos de acceso independientes y a la vez relacionados: el primero, para comerciantes, que permite la negociación de vinos. El segundo, para coleccionistas, que permite la consulta de precios e información del mercado. El índice se conforma de modo similar a los índices de bolsa, actualizándose regularmente con la incorporación de nuevos vinos y la eliminación de aquellos cuyo valor en el mercado se resiente.

Existen diversos índices en dicho mercado:

- Liv-ex Fine Wine 50 Index: reporta las variaciones de precio de mayor peso en el mercado de vinos de calidad, lo se conoce como the Bordeaux First Growths. Este índice recoge añadas recientes y no recoge futuros.

- Liv-ex Fine Wine 100 Index: es el índice de mayor peso en la industria. Muestra las variaciones de precio de los 100 vinos de calidad más buscados en un mercado secundario. Su cálculo es mensual. Desde el 2011, el índice se compone de 95,0% de tinto de Burdeos, hasta el 2,0% de la Champagne, hasta el 1,7% de vino tinto de Borgoña, hasta el 0,9% de los blancos de Burdeos, hasta el 0,3% de vino tinto italiano y el 0,1% de vino tinto del Ródano. Estos vinos, son comprados y vendidos diariamente en lotes de 12 y como en los mercados financieros, hay un precio al bid, un precio al ask y un cruce.

- Liv-ex Índice Selectivo Claret: persigue la más alta calificación de Burdeos de referencia - "blue chips" del mundo del vino. Incluye las añadas de los últimos 15 años, que han anotado valoraciones Parker superiores a 95 puntos. Se calcula semanalmente.

- Liv-ex Fine Wine Investables Index: recoge la mayoría de los "vinos dignos de invertir?. En torno a a 200 vinos de Burdeos. En esencia, se pretende reflejar el rendimiento de una cartera de inversiones del vino típico. Los datos del índice comienzaron en 1988, más atrás que cualquier otro índice Liv-ex.

- Liv-ex 500 Fine Wine Índice: tiene la base más amplia de todos los índices de Liv-ex y está diseñado para reflejar las tendencias de los precios en el mercado del vino en general. La mayoría de los que el índice son de Burdeos, aunque también incluye vinos de Borgoña del Ródano, Champagne, Puerto, Italia y el Nuevo Mundo.

Sin duda, el momento de su nacimiento ha influido en gran medida en la trayectoria de los valores de dicho índice si bien ha demostrado, en época de vacas flacas y de bonanza, comportarse sensiblemente mejor que la mayoría de los índices ?tradicionales? de bolsa. Liv-ex cuenta con servicios logísticos especializados que aparte de expedir, conservar y transportar, verifica las condiciones de los mismos, las garantías, etiquetados, exportación, seguimiento de pedidos, etc.

Además, el mercado proporciona una herramienta tecnológicas de consulta de cotizaciones de los vinos en los diferentes índices, llamada Cellar Watch. Además, intenta unificar la nomenclatura y trazabilidad de los mismos mediante el establecimiento de la codificación L-WIN, como convención que unifica criterios dispares entre países.

FONDOS DE INVERSIÓN EN VINOS

En estos tiempos inciertos donde nada es seguro, el capital busca diversificar. El vino, considerado una inversión alternativa, al igual que el arte, la madera y el ojo. Si bien el género es nuevo y de estos vehículos existen quizás sólo 20, están ganando popularidad entre los inversores profesionales y los asesores de gestión de riqueza comercializados por fondos de inversión especializados. Si bien no es necesario que el inversor tenga conocimiento de vinos, sí es imprescindible que sepa de finanzas y tenga un elevado umbral de riesgo.

La gran mayoría invierte en el producto terminado ?principalmente Bordeaux tinto de excelentes fincas? en contraposición a los futuros. El tan codiciado blanco dulce Chateau d?Yquem es una excepción, y quizás también haya algunos Burgundies o Champañas de alta gama. Unos pocos, como el fondo alemán VINOvation, invierte en tierras de viñedos, establecimientos de producción y desarrollo de marcas.
Muchos de los fondos cobran altas comisiones de suscripción y administración (entre 2% y 5%, y hasta 20% respectivamente) y exigen inversiones mínimas elevadas (a partir de 250.000 euros). La mayoría se concentra en vino embotellado en los últimos 50 años. Varios fondos ?incluyendo Vinum Fine Wine Fund, ARCH Fine Wine Fund, y Curzon Fine Wine Geared Growth fund cotizan en la Channel Islands Stock Exchange (CISX).

¿POR QUÉ INVERTIR EN VINO?

Hay estudios muy curiosos sobre la correlación entre el precio del petróleo y del vino. Ambos productos (permítanme la blasfemia los amantes del vino), tienen un oferta inelástica, aunque por motivos muy diferentes.

Otra razón es el componente macroeconómico, ya que la demanda globlal de vino ha aumentado con el rápido crecimento de China. Por ello, los expertos recomiendan no tener vino en un portfolio donde se tengan inversiones en commodities, por la alta correlación, pero sinceramente, la mayor parte de la gente no sabe que puede invertir en vino.

Lo cierto, es que la rentabilidad anual en la actualidad es negativa, a menos que se invirtiera en ello antes del año 2007, donde las rentabilidades de dos dígitos eran muy significativas. El año 2011 fue un mal año para el vino también, aunque parece que el índice remonta poco a poco.

Acabamos el artículo hablando sobre tasación de vinos. Como podemos imaginar, la mayoría de los mortales no tenemos vinos de estos índices en nuestra bodega. Recibimos cientos de correos anuales de gente que nos ofrece colecciones privadas de vinos ?de consumo?, que piensan que valen su peso en oro.

Señor@s, en esto del vino, el dinero también está en manos de unos pocos.

Cristi Expinar.

Marketiza.