La afición al vino posee el ?inconveniente? de que cada vez se quiere saber más, catar más y adquirir nuevos y variados vinos. Ello conllevará plantearse en algún momento mejorar las condiciones de guarda de nuestros vinos y por tanto plantearse tener una bodega con las condiciones más idóneas posibles en nuestra casa. La primera posibilidad, si se posee tiempo, espacio y poder adquisitivo, consiste en construir en casa un bodega con todas las de la ley, es decir realizar una obra para poseer una estancia única para los vinos, con espacio para realizar catas, para guardar gran número de botellas, etc. para ello hay empresas especializadas y las construyen de múltiples tipos, formatos, tamaños, precios, etc.

 

La segunda posibilidad es destinar un espacio de la propia casa y pensar en amoldarlo para que sirva como lugar de guarda de vinos. Para ello debe escogerse una habitación con temperatura fresca, alejada de ruidos, de luz, de olores, de humos, de humedades excesivas, de vibraciones, etc. Se deben buscar las mínimas variaciones en todos los aspectos, deberemos procurar que la humedad, temperatura, aireación sean lo más constantes posibles. La humedad debe rondar el 60-80%, la temperatura debe oscilar entre los 12-16º, evitando exceder los 20º y no bajar de los 6º-8º. Para conseguir todo esto tenemos ayudas en los humidificadores y termostatos.

De los cuál se deduce la tercera posibilidad que es el uso de un armario climatizado.¿Qué ventajas posee esta última?, hoy en día existe ya una oferta amplia tanto en modelos como en precios. El armario nos va a permitir buscar aquel espacio de casa que más se acerque a las características que describíamos en el segundo caso pero va a conseguir suplir y mantener aquellas condiciones difíciles de obtener en muchos casos. Además nos ofrecen en muchos casos varios niveles de temperaturas con lo que nos van a permitir mantener desde cavas, blancos, tintos, etc. en el mismo mueble en condiciones óptimas, además poseen controles de humedad, de iluminación, etc todo ello combinado con buenas estéticas y materiales de primera calidad.

Particularmente, yo opto por la mezcla de la posibilidad 2 y 3, es decir una armario vinoteca ubicado en un lugar tranquilo de la casa, oscuro, con temperaturas frescas y constantes, destinado exclusivamente para el objetivo de la guarda de vinos y que se convierta en el pequeño paraíso de los vinos en casa.

Por último, cuando lees y escuchas comentarios sobre como hacer la bodega en casa siempre van acompañados de que porcentajes son los idóneos de cada tipo de vino. Mi opinión es que cada bodega es única, personal e intransferible. Cada uno debe tener aquellos vinos que más se amolden a sus gustos y a los de las personas que compartan esos vinos contigo, esos vinos que uno tiene referencias y quiere probar, simplemente lo que le guste y apetezca. Lo único que se debe tener en cuenta es que el vino NO es para guardar, el vino se debe cuidar hasta el momento óptimo de cada uno, habrá casos que será dentro de 2 meses otros dentro de 5 años, pero en ningún caso (excepto contadísimas excepciones) se deben guardar por guardar durante años y años, el vino está vivo y cada uno tiene su longevidad y todo lo que sea excederla implica perder un vino. Por ello es importante llevar un control de lo que se posee en bodega y saber cuándo es el momento de abrir cada una de ellas, esto nos lo dirá la experiencia, la afición y las referencias que nos aporten amantes del vino.

Carlos Rodríguez

Roco&Wines