Aunque no hay documentación al respecto, la memoria aún recuerda que el antecedente de los actuales armarios climatizados para vinos surgió en Francia, a finales del 1945.

Acabada la 2da. Guerra Mundial, y como consecuencia de la grave crisis económica,  los franceses  como tantos otros debieron emigrarar desde el campo a las grandes ciudades, encontrándose ante la imposibilidad de contar con los típicos sótanos destinados a la guarda de sus vinos.

Al vivir en pequeños departamentos y no contar con esos amplios espacios subterráneos, comenzaron a buscar la variante creando al poco tiempo las cavas eléctricas especialmente diseñadas para una correcta conservación de los vinos.

Mándanos fotos de la tuya a info[arroba]lugardelvino.com.