Muchas bodegas están comenzando a utilizar isinglass, un extracto del esturión que hace  los vinos más suaves al paladar. Existe por estos días un debate entre  productores vitivinícolas de Australia, quienes se sienten incómodos de tener que informar en las etiquetas todos los ingredientes empleados.

 

Esto sucede porque algunos de sus vinos premium se producen con pescado, y más precisamente con isinglass, que es un extracto de la vejiga del esturión, el mismo de donde proviene el caviar.

El isinglass es empleado en cantidades ínfimas (un par de cucharaditas por tanque de vino) y se lo utiliza para que los vinos premium sean más suaves al paladar. Pero para David Lowe, presidente de la asociación de productores vitivinícolas de Nueva Gales del Sur (sudoeste de Australia), no vale la pena que los consumidores sepan que hay pescado en sus vinos. "Para alguien que va al supermercado, donde nadie puede asesorarlo, sería mejor que no piense que el vino que va a comprar huele a pescado", sostuvo el ejecutivo en una entrevista con el canal ABC.

Los organismos de regulación de la calidad de los alimentos de Australia y Nueva Zelanda recomendaron exceptuar a los productores de vino de incluir al isinglass entre los ingredientes que deben informar en las etiquetas. Incluso para aquellas personas que son alérgicas al pescado, las bajas cantidades que hay en los vinos no alcanzan para afectarlos.


Fuente: La Nacion.