Las dos principales industrias toneleras son la francesa y la norteamericana. Entre dos toneleros americanos elaboran más de un millón de barricas al año, casi la totalidad de la producción de los Estados Unidos. De ellas, sólo unas 40.000 son destinadas al envejecimiento de vinos.

La mayor demanda viene de los fabricantes de Bourbon y es que por ley, ha de ser envejecido en barricas de roble nuevo. Cabe destacar que la industria tonelera representa sólo un 3% de toda la industria del roble en los EE.UU.

En Francia el volumen total de roble elaborado al año es inferior que el de los Estados Unidos, sin embargo el destinado a la industria vinícola es muy superior, elaborándose unas 200.000 barricas al año. Casi la mitad de estas barricas son vendidas en Francia. El resto se exporta y los Estados Unidos adquiere la mitad de las exportaciones.

Un tercio de los bosques de roble franceses son propiedad del gobierno, siendo el 80% de las ventas administrada por la "Office National des Forests". En los meses de Septiembre y Octubre se puja por los árboles de secciones concretas con edades comprendidas entre los 80 y los 100 años, incluso a veces con 150 y excepcionalmente con 300 años. Los compradores tienen derecho a inspeccionar los árboles y hacer calados para estudiar su porosidad.

Los toneleros no compran directamente la madera pues no toda ella es válida para la tonelería y por ello la adquieren a través de corredores. La madera que no vale para tonelería se suele destinar a la industria del mueble.