China, en concreto Hong Kong, pretende convertirse en el gran centro distribuidor del vino español en el mercado chino y en la mayor parte del continente asiático. Todo ello gracias al Convenio de Cooperación Empresarial del Sector del Vino, suscrito entre España y China.

El consumo de vino en la ciudad de Hong Kong tiene un ritmo del 7% anual.

Algo que lo convierte en un mercado muy atractivo, a ello hay que añadirle que es un producto exento de impuestos.

Como objetivo se persigue mantener el alto ritmo de crecimiento de las exportaciones de vino en la zona pues según datos de Industria, las ventas de vino español a Hong Kong alcanzaron 2,5 millones de euros en 2007, lo que arroja un crecimiento del 57,6% respecto a 2006. En los siete primeros meses de 2008, las exportaciones a la región sumaron 1,3 millones de euros, un 24,6% más respecto al mismo periodo de 2007.

Dicho acuerdo establece un marco de colaboración en distintas áreas específicas, como el impulso de contactos empresariales, exhibiciones y ferias comerciales relacionadas con el vino, la potenciación de la ciudad de Hong Kong como sede de las actividades del sector a nivel internacional, así como la colaboración entre España y Hong Kong en áreas de formación y promoción de la cultura del vino a través del turismo.