A pesar de encontrarse cerquita, los vinos portugueses son muy desconocidos para el público español. Por ello te proponemos la 'Guía de Vinhos Portugueses'.

 


La guí­a ha sido redactada por Manuel Moreira, sumiller de reconocido prestigio dentro y fuera de su paí­s.

Sin duda lo más práctico para conocer los vinos portugueses es realizar un viaje por las tierras de nuestros vecinos lusos y disfrutar de sus originales y sorprendentes vinos y de su notable gastronomí­a, y nos puede ayudar el libro de Moreira, apasionado profesional de la sumillerí­a.

Manuel ha oficiado como sumiller en algunos de los mejores restaurantes de Portugal, como el L"€™Apart, Spazio Evasione, Galerí­a Gemelli y la Fortaleza do Guincho, es cinco veces ganador del concurso nacional de sumilleres de Portugal y ha logrado ser segundo clasificado en el concurso Best Sommelier of the World del 2008.

Publicada por Bertrand Editora y distribuida en portugués, la guí­a se presenta en un tamaño adecuado para llevarla de viaje y pretende destacar una amplia selección de vinos portugueses caracterizados por una buena relación calidad precio y disponibilidad, por lo que nos será muy útil buscarla al pasar la frontera y llevarla como compañera de mesa y mantel si nos aventuramos por esas tierras.

La guí­a comienza con una somera revisión del panorama del vino de las diferentes regiones productoras portuguesas, que sin pretender ser exhaustiva sí­ que resulta informativa, entretenida y sirve al propósito de dar una buena visión global de las caracterí­sticas del viñedo y terruño, con interesantes notas históricas y algunas anécdotas curiosas. También encontramos en sus páginas un repaso de las castas portuguesas que viene realmente bien para entender mejor la gran complejidad y variedad de uvas autóctonas con las que trabajan los enólogos portugueses.

En contraste con las guí­as escritas por crí­ticos o periodistas, esta guí­a tiene vocación de sumiller y ello se percibe en la manera amena y directa en que describe los vinos, sus consejos sobre el servicio de los mismos, sugerencias sobre la conveniencia de su decantación y recomendaciones de vinos especialmente indicados para acompañar la comida. Las fichas de cata son muy claras e informativas, e incluyen la puntuación del vino en una escala sobre 20 puntos.

Con todo, lo más original es la disposición de los vinos ya que prescinde de realizar una clasificación regional y los agrupa en espumosos, albariños, blancos, rosados y tintos. La guí­a no incluye vinos dulces. Dentro de cada color o tipo de vino, Manuel sitúa los vinos por orden alfabético, lo que simplifica la localización del vino. En definitiva, una guí­a útil y fácil de usar.

Fuente: El mundo.