Héctor Vergara es considerado como el Gran Master Sommelier de Latinoamérica. Uno de los 158 que en el mundo han podido pasar las pruebas para aspirar a tal rango, maestro de los sommeliers en Chile y, por cierto, una de las personas que más sabe de vinos en dicho país.

Un gran catador, pero también un ser humano de gran humildad.

Héctor cumple por estos días 25 años desde que obtuvo, en Londres, su grado de Master Sommelier. Y lo ha estado celebrando. Toda una vida dedicada a esto. Y, aunque ya no trabaja en restaurants, haciendo la pega para la que estudió (hoy es socio de la tienda El Mundo del Vino) Héctor tiene una experiencia que pocos pueden mostrar, partiendo por sus años en Londres, por su paso por el mítico Crillón de Paris, por su estadía en Canadá, donde fue elegido como el mejor sommelier de ese país, nada menos.

Pero Héctor no sólo es maestro de sommeliers, sino que esa vena didáctica va más allá. Yo le debo mucho a Héctor. De hecho, él me enseñó a catar cuando, con pavor, tenía que escribir de vinos en mi columna de Wikén, en El Mercurio, pero hace quince años. Héctor me recibía en su oficina de D&S y comenzábamos a descorchar. Y no sólo eso, sino que también me recomendaba lecturas, me hablaba de cepas, de grandes vinos que yo nunca había probado y de lo fascinante que era ese mundo en donde él estaba, desde hacía años. Desde allí me enseño a mí, pero también a muchos otros, así es que la deuda es compartida.

Su último desafío será el Mundial de Sommelier a efectuarse en Chile en 2010. El luchó por conseguirlo, y lo consiguió . Es un tremendo desafío, como tremenda también es su importancia para el desarrollo del vino.