Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer.  Sir Francis Bacon