Unos 7 años han sido necesarios para desvelar el genoma de la vid, las investigaciones en las que participan científicos de todo el mundo están a punto de concluir. Esta noticia es bien recibida por el mundo enológico, pues se trata de una información muy importante que contribuirá a buscar soluciones que permitan superar los aumentos de temperatura y los cambios medioambientales en general.

Conocer a fondo el genoma de la vid contribuirá a mejorar muchos aspectos de la planta del vino, además también se podrá analizar cuales son las mejores variedades para utilizar en un futuro. Los científicos advierten que descifrar el genoma de la vid abre una puerta para nuevas investigaciones, pero no quiere decir que podamos conocer las posibles aplicaciones inmediatamente. Se espera que antes de finalizar el presente año, los científicos dispondrán del mapa genético de la vid, una herramienta muy importante que garantizará el futuro del vino. Algunos de los problemas del peligro que corre la vid por el cambio climático, podrán paliarse gracias a este descubrimiento.

Fuente: directoalpaladar.