El proyecto Vigna, que se presentó en Verona el 13 de marzo de 2006, ha obtenido su primer gran resultado. El domingo 26 de agosto se publicó, en la revista científica Nature, el primer análisis detallado de la secuencia del genoma de la vid. Esta investigación, de gran relevancia científica, ha sido posible por el compromiso de los responsables de la investigación del sector público italiano que han sabido coordinarse con sus homólogos franceses.

El acuerdo firmado en julio de 2005 ha implicado a la industria vití­cola y a la banca. En el proyecto, que contaba con un presupuesto inicial de 26 millones de euros, han participado universidades y centros de investigación de los dos paí­ses.

El proyecto fue una iniciativa bilateral Italia-Francia a la que, en una fase posterior, se añadió la Región Friuli Venezia Giulia y un consorcio de empresas privadas y bancos. Gracias a la tecnologí­a elegida, el coste final se redujo a 14,5 millones de euros. El Ministerio Italiano para las Polí­ticas Agrí­colas y Forestales (MIPAAF) ha financiado al grupo italiano con 6,5 millones de euros, el

Consorcio nacional de investigación en genómica, la Agencia Nacional de Investigación y el INRA (Instituto Nacional de Investigación Agraria) con 6 millones de euros y las empresas privadas y los bancos con 2 millones de euros.

El Ministro para las Polí­ticas Agrí­colas ha declarado que "este descubrimiento es por sí­ mismo fundamental pero, al mismo tiempo, representa el punto de partida para entender la función de los genes, valorar con precisión la variabilidad genética natural de esta especie y determinar la importancia de su influencia en el desarrollo de la planta y en la calidad del producto. Estos conocimientos podrán utilizarse eficazmente en proyectos como, por ejemplo, el desarrollo de vides resistentes a las enfermedades, contribuyendo al cultivo compatible con el medio ambiente y reduciendo el empleo de fitofármacos".

El esfuerzo de los investigadores italianos y franceses ha producido el primer borrador de la secuencia del genoma de la vid, relativo a una especie de fruto cultivado, tanto para el consumo fresco como para el transformado. Los resultados de este análisis contribuirán significativamente a la comprensión de la evolución de las plantas y de los genes implicados en las caracterí­sticas aromáticas del vino. La vid se une a las otras tres especies vegetales secuenciadas hasta ahora: la especie modelo Arabidopsis thaliana, el arroz y el chopo.

La investigación permite comprender la evolución de la planta y un mejor conocimiento de los aromas del vino. Los resultados están disponibles libremente para todos los investigadores a través de un banco de datos público. De hecho, el Consorcio público de investigación franco-italiano ya ofreció un acceso libre y completo a los resultados, a partir de octubre de 2006 en: www.vitisgenome.it, www.appliedgenomics.org y www.genoscope.cns.fr/vitis, cuyos instrumentos de investigación han sido ampliamente utilizados por los investigadores de todo el mundo.