Galicia, es y ha sido siempre una tierra de grandes vinos, ya los romanos trasladaban desde Gallaecia hasta Roma ingentes cantidades de vino de Amandi (hoy en día dentro de la DO Ribeira Sacra). Galicia, tierra a la cuál me enorgullezco de pertenecer, es tierra de celtas, de meigas, de historia, de gente luchadora, emigrante y... de vinos. Llegado el siglo XXI, sigue siendo hermosa, salvaje y verde (esto último con mayúsculas). Recordaros que Galicia sirvió de apoyo a Dios cuando terminó de crear el mundo y cansado puso su mano en la Tierra y al levantarla surgieron las Rías, sí las Rías Baixas y las Rías Altas, lugares únicos en todo el mundo.

Pero...., centrándonos en el vino, Galicia es tierra de tintos y de blancos, de blancos y de tintos, albariños modernos y mencias centenarios.



La Galicia vinícola está formada por 5 denominaciones de origen, a saber:


Rías Baixas, Ribeiro, Valdeorras, Monterrei y Ribeira Sacra.




La primera, Rías Baixas, es el ejemplo del boom de una DO, hace poco más de 20 años no era ni una tercera parte de lo que es hoy en día ni en número de Has ni en número de bodegas. La base del éxito radica en una apuesta clara por la calidad, la unificación de criterios, la promoción, la expansión, y el apoyo institucional. Todo ello ha desembocado en el primer referente nacional de vinos blancos de calidad y paso a paso consigue establecerse como referente mundial.




La DO Ribeiro se ha caracterizado desde siempre por la elaboración de vinos blancos que llegaron a poseer fama nacional que se vio afectada por una equivocada política y afán de aumento de producción. En los últimos años ha dado un gran paso hacia la calidad y el intento de recuperación, apoyada por un gran salto en la elaboración de vinos tintos.


Valdeorras, cercana a las tierras de León, se caracteriza por sus dos variedades que son la mencía y la godello. Esta última es la que más fama está aportando a la DO ya que se están elaborando magníficos blancos acompañados de precios comedidos. En los últimos años la DO está apostando fuertemente por la godello y centrando su esfuerzo por conseguir parámetros altos de calidad.




La Ribeira Sacra, se caracteriza por poseer los viñedos más agrestes y bellos de Galicia. Ubicados en pleno cañón del río Sil, en grandes bancales que sólo buscan que la vendimia, poda y cuidado de las viñas se convierta en una dura, ardua y manual tarea que al final se resume en un pulso entre la viña y el viticultor. La reina de la DO es la mencía, una mencía apreciada ya en su día por los romanos, una uva que por la orografía y el peculiar clima ofrece vinos frescos, agradables en paladar y que merecen ser descubiertos.



Por último, me queda por citar la pequeña de las DO's gallegas, Monterrei , con poco más de 500 Has, en la cuál se están haciendo las cosas muy bien dando lugar a muy buenos blancos y tintos. Destaca el esfuerzo por las variedades locales como godello, treixadura, dona blanca, etc. pero apostando también por variedades tintas como la mencía.


Simplemente, me queda aconsejaros, que si ya conocéis la Galicia vinícola profundicéis y sino adentraros en ella que no os dejará indiferentes.



Saludos.

Carlos Rodríguez.
Roco&Wines