La muestra, que será inaugurada este viernes en la sala Prebendado Pacheco, persigue mostrar y descubrir el vínculo entre la elaboración del vino y el diseño a través de una serie de fotografías y actividades como catas comentadas. Vino y diseño: El orden de los sentidos es un proyecto multidisciplinar creado a tres bandas entre Armando Duque de los Reyes (técnico de imagen y sonido), el enólogo y viticultor ecológico Pablo López Betancor y la empresa PulpoEstudio. El mundo del vino está dominado por el poder de los sentidos y, como arte, está rodeado de poesía. En su proceso creativo, el diseño, además, juega un papel fundamental a la hora de emitir un mensaje eficaz al consumidor. Este es el ideario sobre el que gira la exposición Vino y diseño: El orden de los sentidos , una muestra que llegará este viernes, día 7 de septiembre, a la sala de exposiciones Prebendado Pacheco de Tegueste. Una exposición que persigue mostrar y descubrir el vínculo entre la elaboración del vino y el diseño, a través de una muestra fotográfica, sensorial, y una serie de actividades complementarias a la muestra (como catas comentadas, visitas guiadas, etcétera), que permanecerá en la sala Prebendado Pacheco hasta el sábado 22 de septiembre, y que podrá visitarse los jueves, viernes y sábados en horario de 18.00 a 21.00 horas. Vino y diseño: El orden de los sentidos es un proyecto multidisciplinar creado a tres bandas entre Armando Duque de los Reyes (técnico de imagen y sonido), el enólogo y viticultor ecológico Pablo López Betancor y la empresa PulpoEstudio. El hilo conductor de la exposición, que será inaugurada este viernes a partir de las 18.00 horas, será guiado por la estaciones del año a través de fotografías impresas de mediano y gran formato, impresiones relacionadas con el diseño gráfico vinculado al mundo del vino, así como varios módulos sensoriales que estimulen la percepción y los sentidos del gusto, el tacto, el olfato y la vista. Según los creadores de este proyecto, en todo proceso creativo, el tiempo juega un papel fundamental, estableciéndose según el caso, una serie de pautas, patrones y escenarios que acompañan a dicho proceso, y en el caso de la viticultura y la enología, las estaciones marcan la pauta, definiendo el paso del tiempo según el cambio paisajístico y climático. Asimismo, indican que el diseño pretende, a través de técnicas gráficas y de comunicación, aunar el concepto poético y del poder de los sentidos del vino, para darles forma a la hora de emitir un mensaje eficaz al consumidor. En este sentido, recuerdan que no se puede olvidar que detrás del arte de elaborar un buen vino hay un objetivo de mercado a conseguir, y el diseño y la comunicación estratégica son la herramienta fundamental para lograr ese objetivo.