El Instituto Español de Comercio Exterior (Icex) lamentó ayer que en Castilla y León «sólo una docena de grupos se encarguen de al exportación de vino», a pesar del gran número de bodegas existentes en la región. Así lo explicó el responsable de la organización de la jornada «Aprendiendo a exportar», Fernando Lumbreras, quien impartió un seminario en el seno del certamen Alimentaria, con el objetivo de «enseñar a exportar por primera vez a las empresas vinícolas de la región».

 

Lumbreras señaló que, en un país en el que hay más de 4.500 bodegas y 50 denominaciones de origen, «la situación de mercado interior es complicada debido al exceso de calidad y al bajo consumo del vino en España», que hoy en día se sitúa en 25 litros por habitante y año. «Además, el vino se ha visto perjudicado también por los numerosos controles de alcoholemia y la Ley del Alcohol, que finalmente tendrá que esperar. «La decisión del Gobierno era equivocada porque trataba al vino como una bebida alcohólica y no como un alimento, que realmente es lo que es», dijo Lumbreras a Ical.

 

A juicio del representante del Icex en Alimentaria, las bodegas exportadoras de Castilla y León «están favorecidas por el propio Icex, la Junta a través de Excal y sobre todo las Cámaras de Comercio».

 

El «problema» de las bodegas españolas, según manifestó Lumbreras, es que invierten mucho dinero en los elementos «tangibles» como son las reformas de las propias bodegas, nuevas edificaciones o mejora del parque de barricas. «Para lograr beneficios de cara a la exportación hay que destinar fondos a medios intangibles y comerciales, tales como el etiquetado, la publicidad, la marca, viajes, contactos y también una página web visible y no una cualquiera, ya que en el mundo globalizado en el que vivimos, la tecnología es importante para que te conozcan en cualquier parte del mundo», indicó. Lumbreras consideró este factor como «importante» e «imprescindible» si se pretende «triunfar» en el exterior.

 

«Gran potencial»

 

Con este fin y para mostrar a las bodegas presentes en el seminario las ventajas de exportar, Lumbreras avanzó en su exposición que el Icex proporcionará información «relevante» y mostrará distintas actividades que se realizan en el mundo dentro del sector vinícola y, más centrado en su exportación. Por otro lado, Lumbreras destacó que otro de los «peros» de las bodegas castellano y leonesas, es que las que tienen carácter «familiar», que comercializan entre 100.000 y 400.000 botellas anuales, «no saben donde apoyarse para darse a conocer al exterior y poder así vender sus productos».

 

En el ámbito de Castilla y León, Fernando Lumbreras subrayó el gran «potencial» de las bodegas de la Denominación de Origen de Ribera del Duero, aunque apuntó que las bodegas de esta DO «se ha acomodado en la calidad». «Esto puede representar un problema porque es posible que no busquen el cambio a mejor y se asienten», dijo. Asimismo, destacó el gran «despegue» de los vinos de al DO de Toro y Bierzo y auguró un «gran presente y futuro» de los vinos blancos de la DO Rueda y de los Rosados de la DO Cigales.