Se coloca en la caja o en la misma botella de vino. La etiqueta fabricada por la empresa de Idaho, PakSense Inc. de Boise, se presentó en California  y es capaz de indicar si el vino que compramos o que nos regalen, ha sido sometido a temperaturas inadecuadas.

Porque desde esta sección ya dejamos claro que el vino tinto no se consume a temperatura ambiente, su consumo debe acercarse a una temperatura de 16-17 ºC.

En temperaturas superiores el vino se estropea pues acelera el envejecimiento prematuramente y se altera el gusto.

Muy pequeña, se coloca en la caja donde se encuentren las botellas de vino, o pegada a la botella de vino. De esta forma nos sirve para controlar la temperatura de todo tipo de vinos ya que puede ser programada para un rango de temperaturas específico. Si la temperatura pasa del rango especificado se enciende una luz amarilla, y cuando el vino se mantiene dentro de las temperaturas correctas la luz es verde.

Cuando lo más importante es afinar en la trazabilidad del producto este ingenio tecnológico se presenta como algo realmente importante ya que la información que va acumulando se puede descargar con un lector portátil a un ordenador. De esta manera descubriremos donde y qué fue lo que paso exactamente.

La etiqueta tiene un precio de 20 dólares por caja.