Según datos de las aduanas rusas, divulgados por la Federación Española del Vino, la exportación de vinos y mostos españoles a aquel país se ha más que duplicado durante el año 2006, pasando de 61,8 millones de litros en 2005 a los más de 156 millones de litros con que se cerró el pasado año. Con este volumen de vino mosto exportado, España se coloca como primer suministrador mundial de vinos a Rusia, por delante de los 106 millones de litros vendidos por Francia. En términos relativos, los vinos españoles han pasado a representar el 28% del conjunto de los 559 millones de litros de vinos importados por la Federación Rusa en 2006, frente al 19% que representan las exportaciones francesas. Sin embargo, en términos monetarios, la exportación de vinos españoles a Rusia sigue estando por debajo de la francesa. Con un crecimiento del 60% respecto del año anterior, hasta los casi 95 millones de dólares, las exportaciones españolas de vino en valor se encuentran aún por detrás de las francesas, que supusieron en 2006, 123 millones de dólares. La cifra alcanzada por las ventas de vino de ambos proveedores, Francia y España, a Rusia supusieron el 40% del total de 544 millones de dólares de valor de la importación de vinos en Rusia durante el pasado año. Los vinos españoles han sido con claridad los que mejor han sabido aprovechar la disminución de ventas de países proveedores tradicionales a Rusia como Moldavia, Bulgaria y Georgia, si bien queda margen para ir mejorando en el futuro el valor medio de las exportaciones.