El vino aparece en muchas artes como la pintura y la literatura. El cine lo ha registrado de diversas maneras y es frecuente ver en televisión a personajes de serie, incluso de programas de opinión con una copa de vino sobre la mesa. Aquí resumimos algunas míticas enviadas por nuestros lectores.

 

 

Mi bella dama: el Prof. Higgins enseña a Eliza Doolitle cómo catar vino como parte de su educación refinada.

Miss simpatía: Michael Caine es contratado para enseñar a la agente Sandra Bullok a ser más femenina. En una comida él toma vino y ella una lata de cerveza. Es decir el vino da glamour.

Casablanca: Ingrid Bergman y Humphrey Bogart toman champan para olvidar los horrores de la guerra.

Malas companías: un agente de la CIA debe hacerse pasar por traficante de drogas; se oye la canción "The night they invented champagne". Otra vez el champagne como símbolo de refinamiento.

El silencio de los inocentes: Anthony Hopkins acompaña hígado humano con un buen chianti.

Acoso: Michael Douglas, maduro y atractivo empresario, en la rivalidad por el ascenso con otro ejecutivo que es una mujer, acepta tomar una copa en su oficina y ve que hay una botella de un extaño cabernet californiano de culto, un "Palhmeyer".

El Padrino: el vino como señal de éxito. En una escena Don Corleone prepara albóndigas con Marsala.

Encadenados: de Alfred Hitchcock; un protector de nazis guarda botellas de vino que en realidad tienen arsénico.

La Fiesta de Babette: una vieja y famosa cocinera ofrece un banquete con sus codornices acompañadas por Veuve Clicquot.

James Bond descorcha Bollinger para seducir a las damas.