Elegir el vino adecuado al precio adecuado no es fácil. Para la mayoría de la gente, enfrentarse a un site de vinos o un stand de un establecimiento es un acto que lleva tiempo, y lo que es peor, no siempre se acierta. Denominación, imagen y precio atraen a la mayoría del personal. Escucha estos consejos...

 

Según el grado de envejecimiento, el Consejo Regulador clasifica los vinos en tres categorías:

Jóvenes: se ponen en el mercado al año siguiente de la cosecha sin someterlos a ningún proceso de envejecimiento. Dentro de este grupo, se pueden encontrar vinos denominados como "jóvenes roble", que han madurado entre 3 y 4 meses en barricas de roble. El precio medio de los vinos jóvenes recientemente analizados por la OCU era de 4,73 euros. Los "jóvenes roble" alcanzaban los 6,31 euros de media, un 80% más caros que el resto. Los resultados de degustación fueron buenos o muy buenos en todos los casos, con los aromas afrutados típicos de los vinos jóvenes. La corta maduración en roble no aporta una gran diferencia. El grado alcohólico oscilaba entre 13,5 y 14,4 (% vol.).

Crianza: maduran al menos 12 meses en barrica y otros 12 meses en botella antes de ser comercializados. Su grado alcohólico es similar al de los vinos jóvenes y su precio medio es de 10,81 euros, más del doble que un vino joven. En el análisis, obtuvieron muy buenos resultados de degustación, con aromas intensos, especiados en algunos casos.

Reserva: el envejecimiento debe ser superior a tres años. Se distinguen por la intensidad de su aroma y su cuerpo. El largo envejecimiento les aporta un valor añadido que se refleja en su precio, hasta un 85% más alto que un crianza.

Sea cual sea tu elección, intenta informarte previamente y se valiente. Nuevas referencias o referencias de nuevas denominaciones de origen dan mejores ratios calidad / precio.