Una completa selección con las mejores propuestas vitivinícolas de Chile es lo que propone Turisvino.com a través de una detallada guía que recorre las características de los valles chilenos en donde se produce el famoso jugo de vid. Restaurantes, viñas, tours y tips relacionados con el mundo del vino se pueden descargar desde internet.

El único fin de enriquecer la cultura enóloga de nuestro paí­s. No es lo mismo un vino del valle de Casablanca que uno del Maule, eso los enólogos lo saben muy bien, pero la gente común y corriente, por muy amante del vino que sea, suele desconocer que en cada lugar dedicado al vino en nuestro paí­s se concentra una serie de secretos que hacen posible que el vino sepa, huela y se vea de determinada forma.

Esas caracterí­sticas particulares de cada uno de ellos se sienten con sólo un trago de esta bebida considerada desde tiempos inmemoriales como un verdadero culto a la vida y a la celebración. Un experto sabe cómo acercarse a cada vino de acuerdo a su lugar de origen, pero cada vez es más común encontrarse con consumidores que quieren extender su cultura vitiviní­cola mucho más allá del sólo placer de sostener y beber una buena copa de vino.

Para satisfacer esas inquietudes nació una completa guí­a que se puede descargar de internet y que ofrece valiosos datos acerca de las viñas y la forma en que cada caldo va tomando esas caracterí­sticas que lo transforman en único. La publicación on line aparece producto del esfuerzo de Turisvino.com, una empresa dedicada completamente a la actividad turí­stica relacionada con la cada vez más extendida producción de vinos local.


El valor de la tierra

Probablemente nadie sepa más de vino que los franceses. Son ellos los que por siglos han dedicado su esfuerzo al cultivo de la vid y su posterior transformación en vino, un proceso que en la actualidad puede ser considerado una verdadera creación de arte, en donde cada material importa para facturar una pieza única. Desde el territorio galo han salido las mejores cepas y esos caldos históricos que hacen que una buena parte de los habitantes del planeta "incluso aquellos que no tienen ni idea del vino- identifiquen a regiones como Bordeaux con la producción más refinada del elaborado y perfecto jugo de vid.

No es raro que fueran los mismos franceses quienes de forma instintiva lanzaran uno de los términos vitiviní­colas más recurrentes y evocadores que puedan existir en ese especial universo. Se trata del terroir, una palabra que en español es casi imposible de traducir, pero que se usa para hablar de la tierra especí­fica desde donde nace un determinado vino.

Un terroir definirá así­ el color, el sabor y la textura de un vino, más allá de lo que la misma cepa determine como rasgo que permita su identidad. El terroir es, entonces, algo así­ como una marca registrada, con la que los consumidores y entendidos pueden reconocer de que clase de vinos estamos hablando.

Clima, suelo y paisaje se combinan para que la uva haga nacer un tipo de bebida que probablemente no tenga un sí­mil en otra parte del mundo. En la definición del terroir es en donde se ha basado una buena parte del éxito de los vinos galos; claro, también todo depende de la calidad, pero la procedencia indica su lugar de nacimiento y los signos que hacen inconfundible cada uno de sus tragos.

Con eso en mente, y teniendo en claro el éxito de la producción vitiviní­cola Chile "no sólo a nivel nacional, sino que también en el extranjero-, Turisvino.com editó en la red una guí­a especializada que habla precisamente de los terroirs que marcan el cuerpo de los mejores vinos made in Chile.

Se trata de un compendio en donde se reúnen datos de más de 95 viñas locales, además de entregar un acertado recuento de diez valles en donde se producen las mejores cepas locales, entre las cuales destaca Casablanca, Aconcagua, Colchagua, Maipo e Itata, sólo por nombrar algunos.

Pero la idea no es sólo se hablar de lo que puede entregar la tierra, sino que también de contextualizar un posible tour por esos valles, entregando datos de restaurantes cercanos (y clasificándolos de acuerdo a su calidad), de hoteles para el hospedaje, carreteras de acceso y una serie de antecedentes "recopilados por expertos en el área- que sirven para que un turista interesado conozca a fondo el atractivo mundo del vino chileno y lo incorpore definitivamente a sus destinos turí­sticos.