Hace aproximadamente un año se observó, en algunas plantaciones de viñas jóvenes (3 años) en la zona de Socuellamos (Ciudad Real) síntomas externos de decaimiento y senescencia precoz  con enrojecimiento progresivo de tallos, ramas y pámpanas  hasta provocar la muerte de la planta. Asimismo se observo una mala fijación del injerto. Se realizaron cortes transversales al portainjerto para la observación de síntomas internos, detectándose zonas necróticas alrededor del xilema, así como una coloración amarillo-ocre que no se observa en cortes realizados por encima del nudo. La observación microscópica en el laboratorio de cortes transversales y longitudinales realizados al portainjerto hizo pensar en un crecimiento miceliar  que avanzaba desde la zona de radículas hacia el nudo. Se procedió en ese momento a realizar un muestreo en cuatro parcelas cercanas al núcleo urbano. Tres de estas parcelas habían utilizado planta en verde.

En todos los casos se toman muestras de la planta ( dos por parcela), de los sustratos que acompañan a la planta en verde, y del suelo adyacente en el que se ha establecido la plantación. Siempre son tomas aleatorias. Se obtienen 68 aislamientos e identificaciones. Con éstos, los resultados obtenidos indican la presencia, entre otros de Cylindrocarpon destructans, Cylindrocarpon didymum y Phaemoniella Chlamydospora, tanto en portainjertos como en suelos.

 

 La sintomatología y hongos parásitos aislados indican la presencia de la enfermedad descrita como ?black goo?, ?young wine decline? o ?Enfermedad de Petri?.

  

En los primeros estudios sobre el conocimiento de la enfermedad, el agente causal fue identificado como Phialophora parasitica por Ferreira, van Wyk y Venter en 1964.

  

Este hongo difería de otras especies del genero Phialophora por lo cual Crous et al (1996) propusieron un nuevo genero de hypomiceto, el Phaeoacremonium que incluye seis especies de las cuales P. Chlamydosporum y tres mas afectan a la vid. Posteriormente se vio que este hongo difería de las otras especies del genero Phaeoacremonium de tal forma que Dupont et al. En 1998 y Groenewald et al. en 2000 tuvieron que reclasificarlo como un genero nuevo llamado Phaemoniella chlamydospora.

  

En la situación actual de conocimiento de la enfermedad y del agente causal se sabe que Phaemoniella Chlamydospora carece de fase sexual, tiene un ciclo complejo y es capaz de producir clamidosporas, es decir estructuras supervivientes, de producir conidias que infectan al huésped, invaden el xilema a lo cual este responde produciendo estructuras tilosas en forma globular que bloquean los vasos y también sustancias fenólicas que producen el oscureciminto. El bloqueo de los vasos produce el debilitamiento de la vid al impedir el transporte de agua y minerales desde las raíces a las partes metabolicamente activas. Cuando la planta se corta, poda u otras causas, el hongo produce conidias en las partes expuestas que pueden dispersarse por el aire a otros sitios potenciales de infección. La producción de clamidosporas hace que la planta pueda sobrevivir largos periodos de tiempo en el suelo, con lo cual se supone que puede infectar la raíz de las plantas sanas.

  

También Cylindrocarpon destructans y Cylindrocarpon didymum, aislados en las muestras, son hongos típicos de suelos. Están asociado a la superficie radicular y Rizosfera de un gran numero de plantas herbáceas y leñosas, siendo altamente patógenos provocando lesiones en raíces y bulbos así como podredumbres. Son unos de los agentes causantes de la ?podredumbre negra de la vid? y de la enfermedad del ?pie negro?.

  

Merece destacarse el hecho de que en plantaciones nuevas en las que la planta se ha sometido a un período de estrés, bien por las condiciones climáticas, o por las de plantación (fertilización, irrigación, métodos culturales...), se produce una aceleración del desarrollo de la enfermedad y por tanto de su sintomatología.

 En resumen puede decirse que el decaimiento de plantas jóvenes (Enfermedad de Petri) puede atribuirse directamente a la ?sustancia negra pegajosa? (black goo) y al ?pie negro? (black foot) que aparecen en las mismas.

  

Por otra parte, en vides maduras, de 17 años y más, se ha observado un incremento de vides enfermas de ?yesca? y Eutypiosis, suponiéndose que el grupo de hongos productores de la enfermedad de Petri, son precursores de ellas, al parecer por un debilitamiento del sistema inmunológico de la planta, momento que sería aprovechado por patógenos oportunistas como Eutypa spp. (Eutypiosis) o Phellinus igniarius y Stereum spp. (?yesca?).

 El resultado de este estudio fue la constatación de que las plantas procedentes de los viveros a los que se tuvo acceso manifestaban síntomas de la enfermedad en mas de un 90% de los casos.

  

Este hecho, unido a la gran cantidad de plantaciones que con motivo de la reconversión del viñedo se están realizando en estos momentos produjo la alarma de nuestros técnicos por el gravísimo problema que puede acarrear ya que no solo se verían afectadas las vides de nueva plantación, sino que el mecanismo de transmisión de la enfermedad , clamidosporas de alta resistencia en el suelo que pueden ser transportadas de unas parcelas a otras por los mismos arados de cultivo, u otros medios que se convertirían así en vectores de la enfermedad, y conidias transportados por el viento, hacen prácticamente segura la infectación de gran superficie de viñedo joven no enfermo y la posible invasión por ?yesca? o Eutypa de las vides maduras.

  

La enfermedad que hemos observado en la zona de Socuellamos, también se está produciendo en viñedos de términos municipales próximos y en gran parte de España, como nos han comunicado desde La Rioja</personname />, Valencia, Jerez o Galicia .

 Por este motivo intentamos recabar la atención de los organismos competentes con el fin de encontrar un remedio a la situación ya que los tratamientos en fase de estudio en diversos países (Portugal, Sudáfrica, Australia, Italia, California, etc.) afectados también por la enfermedad de Petri, no dan los resultados apetecidos y los tratamientos convencionales no se muestran efectivos.