Sabias que? ... el vino que se bebía en la antigüedad no era ni remotamente parecido al que bebemos ahora. Este era una mezcla de vino-mosto, es decir, vino que debido a su alto contenido en azucares se quedaba sin terminar de fermentar por la incapacidad de las levaduras de procesar tanta fructosa.

Su exceso de azucares era producido por lo tardío de su vendimia. Además, en muchas ocasiones se le añadía miel.