Según los datos de la Dirección General de Aduanas, analizados por la Federación Española del Vino, las exportaciones españolas de vino crecieron un 4% hasta alcanzar los 1.642 millones de euros, a un precio medio de 1,14 euros por litro. El aumento en valor no fue seguido por los volúmenes exportados, que decayeron 0,7% hasta los 1.440 millones de litros. La buena marcha de los productos de mayor valor, hace que en 2006 se hayan facturado, en términos absolutos, 61,5 millones de euros más que en 2005, a pesar de exportar 10 millones de litros menos. Destacan los vinos con denominación de origen envasados, que con un aumento del 8,5% y a un precio medio de 2,92 euros por litro, alcanzan los 798 millones de euros, lo que equivale al 49% de la facturación total. También evolucionan de forma positiva los vinos de mesa envasados (+3,5%, hasta los 177 millones de euros) y los vinos aromatizados (+13%, hasta los 45 millones de euros).

En términos de volumen, se registra un ligera caída del -0,7%, por pérdidas en los vinos de mesa a granel y vinos de licor, no compensadas por el aumento de otros productos.

A pesar de esta caída, los graneles de mesa siguen suponiendo el 46% del volumen total del vino español exportado. También caen los vinos con denominación de origen (D.O.) a granel (-9,2%). Por su parte, aumentan los vinos con D.O. envasados (+6,3%), los vinos de mesa envasados (+4%), los espumosos y cavas (+3,4%) y los aromatizados (+6,8%).

En definitiva, el año 2006 se ha caracterizado por un aumento de nuestras exportaciones en valor gracias a la buena marcha de los vinos de calidad. La ligera pérdida en términos de volumen se debe a la caída de graneles. Se trata de una evolución positiva en su conjunto, que va transformando nuestra cartera de productos hacia vinos de mayor valor añadido, en un entorno mundial del vino cada año más competido.