Por Carlos Martín. El vino ha sido y sigue siendo una bebida eternamente ligada al desarrollo de  las civilizaciones, gran participe de nuestra cultura, y protagonista principal histórico. El vino es una bebida que marcó la cultura y tradición de numerosas civilizaciones, destacando todo el eje mediterráneo, como punto de expansión a lo largo del primer milenio a.C.  

Estas culturas las culturas mediterráneas transmitieron, a través de su colonización, los rituales y mitos que en torno al vino se habí­an desarrollado ya desde el tercer milenio a.C. en Oriente.

La cilivización egipcia , muy avanzada en diversas ciencias, ya elaboraban el vino y lo clasificaban según procedencias, como así­ se ha encontrado en algunas tumbas egipcias, donde dejaban ánforas con vino, para que los muertos no pasasen sed en su paso al otro mundo.

Los grandes escritores clásicos griegos, citaban en  numerosas ocasiones acerca de los placeres del vino,  heredando los conocimientos de los egipcios , acerca del vino. Los griegos vendí­an el vino puro, para  ser mezclado con agua (crátera) posteriormente, en los simposium (reuniones). El objeto de mezclar el vino con agua era para rebajar su alto grado alcohólico, y frecuentemente lo hací­an con agua del mar, que les serví­a de conservante. Tení­an diversas denominaciones, tales como; De Quios (vino de los ricos), De Lesbos, De Rodas, etc. También elaboraban  el vino Pasum (de uvas pasas), Pramnium, etc...

Una de las civilizaciones que expandió el vino a lo largo  de todas sus rutas comerciales fueron los mercaderes Fenicios,  catalogando al vino incluso como un bien de lujo( junto  co0n metales preciosos, especias , y fueron los que introdujeron el vino en España en el S VII a.c.

Los romanos continuaron el legado de los Griegos, desarrollando ampliamente  la viticultura, y extendiendo la cultura del vino a lo a largo de su amplio imperio, se decí­a incluso que el vino serví­a para domesticar a los barbaros (extranjeros), y aunque al principio el vino lo consumí­an los enfermos y los sacerdotes, poco a poco fue instaurándose el vino como la bebida de los ricos, de la nobleza, mientras que la cerveza era considerar la bebida de los pobres, como ya citaban otras culturas.

Era muy común el interés por estudiar las viñas, recogiéndose escritos de prácticas de viticultura (Columela, cadiz). Lo senadores romanos empezaron a mercadear con el vino, mejorando las redes y ví­as de comunicación entre diversos puntos del imperio, destacando el interés que tení­an sobre Hispania, concretamente en  "La Bética", alcanzando tal prestigio , que llegó a enfurecer  al emperador, el cual lo prohibió. Tratando de instaurar en cada punto , viñedo que abasteciese de vino a las tropas, y así­ evitar los costosos y largos transportes de vino .Los Romanos , heredando costumbres romanas, también mezclaban el vino con agua , celebrando los simposium, donde el anfitrión decidí­a  el porcentaje de la mezcla, además se tení­a la creencia de que el vino puro producí­a la locura, como les ocurrió a los centauros que, embriagados por beber vino puro atacaron a los lapitas para arrebatarles a sus mujeres". El consumo del vino en estado puro o sin diluir, estaba considerado como un acto reservado a los bárbaros o a los que se comportan como ellos, o a los locos, que enloquecí­an por esa causa, o a los malvados. Los romanos también mezclaban los vinos con resinas, o les realzianaban diversos tratamientos para mejorar su conservación y /o sabor , así­ resultaba el vino cocido, vino mielado, deminimandoles de diversas formas según su procedencia, vino de primera prensada, vinum accinatum, viumn pasum (como los Griegos) etc...

Los visogodos dejaron diversos grabados paleocristianos, con racimos de uva, etc.. y mantuvieron la vitivinicultura en la pení­nsula ibérica .

La cultura árabe, no podí­a consumir vino, por su contenido alcohólico, pero fueron  los cristianos y los judí­os, quien mantuvieron las prácticas vitiviní­colas, aunque la cultura árabe si comí­a uvas y consumí­a mosto.

El vino está fuertemente unido a la historia de las civilizaciones , no solo desde el punto de vista religioso, sino también importantes connotaciones sociales,  y aunque el vino de la antigüedad no se parece en mucho al actual, ha dejado un importante legado , así­ como constituye los pilares de la viticultura y enologí­a actual.

Un cordial saludo a todos los lectores y amantes del mundo del vino

Carlos Martí­n

enologo@lugardelvino.com

División enológica Grupo Decantia
Frase célebre : "El vino nos viene desde el abismo de la antigüedad"  (Winkler ,1965)