Si pudieramos echar un vistazo a nivel global de la situación vitivinícola mundial, podríamos resumir en nueve puntos las principales características de un mercado globalizado en crecimiento. Un artículo conciso y descriptivo que recoge tendencias, problemas y retos comunes por abordar.

1. Atomización de la oferta y la ausencia de marcas fuertes.
 
2. Importantes oscilaciones de la producción y los precios de la materia prima de un año a otro.
 
3. Fuerte proceso de concentración de la distribución.
 
4. Descenso del consumo en los paí­ses productores.
 
5. Concentración de la producción y del consumo en Europa.
 
6. Presencia de nuevos oferentes, cuyo esfuerzo comercial va dirigido principalmente a los paí­ses europeos.

7. Tendencia a la reglamentación en los paí­ses productores de la Unión Europea y a la libertad de cultivo en el resto del mundo.

8.  Importante "lobby" anti-alcohol.

9. Creciente implantación del modelo de vino del nuevo mundo (color, estructura, fruta,
    varietales franceses) frente al modelo europeo.

10. Incorporación de nuevos canales de venta, difusión e información gracias a Internet.