Señores: es mi deber ya que a brindar se dirige, la palabra que me exige que beba, voy a beber. Con el mayor gusto y placer  que tengo con mis amigos:  a chocar la copa, digo, -y a alzar- contesta el codo. Tomo a la salú de todos y a la patroncita obligo. (Compilados en El vino de los poetas, Ariel Búmbalo)