El viento zonda está constituido por masas de aire caliente y bajo contenido de humedad, provenientes de la cordillera de los Andes. Los daños que provoca se deben a la sequedad atmosférica que genera (poder evaporante), la brusca elevación de temperatura (saltos térmicos entre 3º y 10º grados) y los efectos destructivos de su fuerza (agitación y ramaleo que pueden derivar en caida de hojas y frutos).

 

Estas características, unidas a la duración, que puede llegar ser de 3 días, lo convierten en una temida adversidad meteorológica, agravada por la coincidencia de que las mayores frecuencias de ocurrencias de viento zonda corresponden a los meses en que la vid florece (Agosto a Noviembre), lo que disminuye sensiblemente la cantidad de flores fecundadas y provoca importantes daños en la producción.
Este tipo de viento sopla también en Europa,

mérica del Norte y América del Sur. En Alemania se denomina Fhöen, en Estados Unidos los apaches le llamaron Chinook (devorador de nieves).

Fuente: Revista el Vino & su Industria.
Autores: Caretta A., Ortega A., Ortiz Maldonado, A