La Comisión Europea (CE) baraja proponer el arranque voluntario de 200.000 hectáreas de viñedo en la UE en cinco años, con primas «atractivas» que alcanzarían en 2009 una media de 7.174 euros por hectárea de vid arrancada, aunque este importe descendería en posteriores campañas.

Bruselas estudia promover en la reforma del sector del vino el abandono del viñedo en las regiones menos competitivas, con una prima que partiría de un montante más alto en 2009. La CE baraja proponer en el proyecto legal para revisar la Organización Común de Mercado (OCM) del vino un presupuesto específico para incentivar el abandono de 200.000 hectáreas, con lo que reduce a la mitad sus expectativas de arranque frente a las 400.000 hectáreas propuestas hasta ahora.

Según el borrador el objetivo será eliminar un 6% del total de las vides de la Unión, actualmente de 3,4 millones de hectáreas.

Sin embargo, Bruselas estudia que los Gobiernos puedan frenar el arranque si supera el 10% de sus viñas y que lo limiten en zonas montañosas, cuestas empinadas o áreas con problemas ambientales.

Asimismo, Bruselas estudia plantear que se supriman, desde el primer día de la nueva OCM apoyos como la destilación de alcohol de uso de boca (usado para brandy), el almacenamiento y al mosto.

Reacciones

El sector productor de vino en España mostró hoy su escepticismo ante las nuevas propuestas de la CE respecto a la OCM del vino, tal y como informaron representantes de las cooperativas agrarias y las asociaciones Asaja, COAG y UPA.

Desde la Confederación de Cooperativas Agrarias de España (CCAE) se considera que el arranque no solucionará los problemas que sufre actualmente el sector del vino y, menos aún, si dentro de siete años se podrá plantar viñedo libremente.