La enfermedad de la botella es la alteración producido en un vino durante la filtración y embotellado del vino. Puede ser debido a su oxigenación excesiva o a la protección excesiva del oxígeno.

 

Se pueden percibir en el vino aromas a sulfuroso, huevos podridos, en un fenómeno que puede durar unos días o incluso semanas. En la mayoría de los casos el vino vuelve a su lugar pasados unos días. Se produce por alteración de las moléculas del vino. Tambien suele suceder cuando el vino es trasladado en circunstancias de cambio de presión.

En la actualidad, muchas bodegas están usando nitrógeno durante el embotellado para barrer el oxígeno de la botella.