Buenos Aires fue la ciudad elegida para presentar el novedoso juego del vino "Winemakers", único en el mundo por su originalidad temática, relacionada con la actividad vitivinícola, y en donde los jugadores no sólo que se empapan de la realidad del sector, sino que además deben llegar al objetivo de la propuesta: conseguir dinero en Wine Dollars (U$W), la moneda elegida para este nuevo desafío de mesa.

"Todos podemos ser bodegueros", es la consigna, y para concretarla, los jugadores -entre 2 y 8- cuentan con un tablero, 2 dados, 74 cartas de propiedades y valores, 8 corchos sintéticos de colores, 74 tarjetas de eventualidades y 12 millones de U$W en total para desenvolverse durante la partida.

Cada participante recibe un crédito inicial de un millón de U$W y debe saber administrarlos en lo que lleva el recorrido por los cinco sectores del tablero, compuesto por fincas, cepajes, botellas, quintales y mercados, por lo que la idea es lograr armar un juego para producir y comercializar el propio vino, acompañado de un buen varietal, que se debe descorchar obligatoriamente.

Es que la bebida también es parte de la propuesta ya que es el corcho real el que determinará gran parte de las suertes de los jugadores: acompañará al que lleve la delantera, y si algún compañero cae en el casillero donde éste se ubique, debe pagarle a quien estaba primero 10.000 Wine Dollars.

El desafío incluye adquirir una finca en el abanico ofrecido de zonas vitivinícolas de Mendoza, seleccionar e implantar el cepaje adecuado, cosechar la producción, elaborar, embotellar y etiquetar los vinos para colocarlos en los mejores mercados internos y exteriores, y lograr un considerable patrimonio, el que se tendrá en cuenta en el balance final del entretenimiento.

Por otro lado, en el camino no sólo habrá que pensar bien qué decisión tomar, sino que además los participantes podrán sufrir eventualidades que van desde gastos inesperados, malas rachas, hasta infortunios climáticos; "pierde los valores adquiridos y vuelve al primer puesto", "impuesto a las ganancias", "falsa helada, arroje los dados nuevamente", o "renuncian los enólogos" son algunas de las posibilidades con las que cada uno se puede enfrentar.

Tampoco la venganza puede faltar en esta competencia, y los participantes pueden hacer sufrir al que en mayor desventaja económica se encuentre, obligándolo a vender su propiedad por el doble que la compró, por lo que el damnificado deberá comenzar nuevamente con su esquema, debido a que existe una relación directa entre el establecimiento comprado, los varietales implantados, y los procesos de producción y comercialización.

"Winemakers, el desafío del vino" constituye el primer desarrollo de la División Advertainment de Pagés S.A. de Publicidad, una agencia mendocina con más de 60 años de trayectoria; su autor es Gonzalo Pagés, y los responsables del asesoramiento vitivinícola y de la dinámica del juego, Carlos Fernández y Mario Tobelem, respectivamente.

El entretenimiento ya se puede encontrar en las cadenas Winery, Tonel Privado, Falabella y demás casas de juegos de Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Buenos Aires; progresivamente se agregarán nuevos puntos de venta en todo el país y a partir del año próximo se comenzarán a exportar versiones internacionales a Brasil, Chile, Uruguay, Colombia, Francia, España y EEUU. El precio del juego completo es de $ 185 y también hay una opción de caja VIP de madera, con dos botellas de vino (tanto para jugar, como para regalos empresariales).