¿Se imaginan que un buen día el mundo despierta con la noticia de la creación de una nueva máquina que envejece el vino en segundos? La industria daría tal vuelco que afectaría a todo agente relacionado con el vino.. Barricas, corchos, productores, distribuidores, comercializadores... ¿Como sería ese día?

No se asusten. Aún estamos lejos, pese a la aparición de noticias como las que presentamos a continuación, y cuya efectividad dudamos. Al menos, de momento.

El invento en cuestión parece una cubitera que esconde una sofisticada máquina de ultrasonidos que consigue envejecer el vino mediante la colisión de las moléculas de alcohol dentro de la botella. Según su inventor, el británico Casey Jones, logra en 30 minutos el trabajo de décadas de una barrica de roble o, en otros términos, convierte un vino cosechero en un gran reserva. También funciona con el whisky, otra bebida que mejora con la edad: "Una botella de whisky del montón se convierte en un malta de 8 años" después de pasar por el Ultrasonic Wine Ager.

Por si fuera poco, el invento "que se vende en el Reino Unido por un precio de 350 libras, unos 450 euros- promete acabar con las resacas: "El aspecto y el sabor de la bebida mejora, porque cambia su estructura quí­mica. El alcohol resultante es más fácil de absorber por los riñones, de modo que las resacas son virtualmente eliminadas", señala Jones al diario Telegraph.

Un viticultor inglés de Buzzard Valley se cuenta entre los primeros "y más entusiastas- clientes del invento: "Casey cogió una de nuestras botellas y nos la devolvió al rato. Para mi sorpresa, habí­a envejecido". Según Andre Jones "que no es familia de Casey, como recalca el rotativo- el invento "evidentemente no puede mejorar la variedad de la uva pero sí­ puede convertir un vino relativamente malo en uno muy digno". El bodeguero confiesa su intención de probar la máquina con vinos de Rioja.

Es un comienzo pero, quien sabe si llegará ese dí­a...