Una noche, el alma del vino cantó en las botellas: "¡Hombre, hacia ti elevo, ¡oh! querido desheredado, Bajo mi prisión de vidrio y mis lacres bermejos, Una canción colmada de luz y de fraternidad!

 

Sobre la colina en llamas, yo sé cuánto se requiere

De pena, de sudor y de sol abrasador

Para engendrar mi vida y para infundirme el alma;

Mas, no seré ni ingrato ni dañino,

 

Pues que experimento un regocijo inmenso cuando caigo

En el gaznate de un hombre consumido por su labor,

Y su cálido pecho es una dulce tumba

En la cual me siento mucho mejor que en mis frías bodegas.

 

¿Oyes resonar las canciones dominicales

Y la esperanza que gorjea en mi pecho palpitante?

Los codos sobre la mesa y arremangado,

Tú me glorificarás y te sentirás contento;

 

Yo iluminaré los ojos de tu mujer arrebatada;

A tu hijo le volveré su fuerza y sus colores

Y seré para ese frágil atleta de la vida

El ungüento que fortalece los músculos de los luchadores.

 

En ti yo caeré, vegetal ambrosia,

Grano precioso arrojado por el eterno Sembrador,

Para que de nuestro amor nazca la poesía

Que brotará hacia Dios cual una rara flor!"

 

Charles Baudelaire